Curry suave de gambas y espinacas

Confieso que hasta hace poco trataba de evitar poner un pie en restaurantes asiáticos. No me llamaban la atención. Sí, fui muy poco inteligente. Qué le vamos a hacer.

El otro día organicé a mi queridos gallegos Marta y Gustavo una comida especial, en la que incluía este puto manjar. La clave es una buena materia prima (gambas) y tener en casa diferentes especias.

La receta la he sacado del blog directoalpaladar; la diferencia es el trato a la gamba, mi opinión es hacerla muy poco para que no quede seca. Modestamente queda mejor así.

INGREDIENTES:

  • 800 gr de gambas o langostinos (peladas queda en la mitad de peso)
  • 200 ml de leche de coco
  • 1 pimiento verde italiano en trozos muy pequeños
  • 1 cebolleta troceada muy fina
  • 250 gr de tomate natural pelado en trozos
  • 150 gr de hojas de espinacas
  • 1 cucharadita jengibre rallado
  • 1 cucharadita ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita comino molido en polvo
  • 1 cucharadita de curry en polvo
  • Sal y pimienta molida
  • Aceite de oliva virgen

ELABORACIÓN

En una sartén grande, calienta a fuego fuerte dos cucharadas de aceite, saltea las gambas medio minuto. Reservar.

No limpies la sartén, saltea la cebolleta y el pimiento verde con 4 cucharadas de aceite a fuego medio durante 8 o 10 minutos. Salpimenta y añade las especias.

Baja el fuego un poco y añade el tomate, removiendo de vez en cuando durante 6 o 7 minutos. Verás que el agua de tomate se ha reducido a la mitad.

Añade las hojas de espinacas, remueve durante medio minuto, vertemos los 200 ml de leche de coco y las gambas salteadas. Removemos un minuto y servir caliente. Es ideal acompañar esta receta con un poco de arroz blanco. Mejor si es largo, tipo basmati