Restaurante Malacatín: Cocido Madrileño

Hablar de cocido madrileño son palabras mayores cuando tenemos que referirnos a uno de los lugares más emblemáticos de la capital: el restaurante Malacatín. Un lugar que lleva abierto más de 100 años.

Pude acudir el sábado pasado acompañado de buenos amigos, todos ellos con un resacón del quince, un peso medio de 90 kilos, la mitad lucenses y, sobre todo, expertos en el buen comer y mejor beber. Qué mejor que pasar la resaca de una despedida de soltero con un cocicado en mayúsculas.

El local es pequeño, castizo, muy tradicional donde hay que reservar para poder conseguir mesa. Hay dos turnos y recomiendo ir en el último para alargar la sobremesa. Fuimos 12 comensales. No hay sillas, sino banquetas incómodas. Puede que sea lo  peor del sitio, pero la atmósfera del lugar te hace olvidar una situación fastidiosa

Ese día no quise desayunar porque ya me advirtieron que es imposible terminar el cocido, te sirven todo lo que quieras, tranquilo porque no te lo terminas ni de coña.

Entramos en el  local, y ya te das cuenta del bien servicio de los camareros. Nos pusieron unos baberos y a continuación llegaron las tapas: guindillas, pepinillos y aceitunas. En el babero puede leerse: Disfruta del cocidito y para no pingarte ponte el baberito.

En mi opinión lo mejor de cocido es la sopa; de un color tostado, no debe confundirte la vista. Posiblemente es la mejor sopa de cocido que he probado jamás, con la aquiescencia de mi madre. Es imposible no poder repetir, pero ya te advierten que dejes fuerzas para el resto. Llama la atención que los fideos están al dentes.

Después viene una exagerada fuente de garbanzos con patatas, acompañado de salsa de tomate para quien quiera. Algo blandos a mi gusto pero exquisitos de sabor. Luego el resto de fuentes con abundancia de repollo, chorizo, morcilla asturiana, tocino, pollo, carne de morcillo y jamón. Aquí he de decir que no es excepcional, sobre todo el tocino y el chorizo. Debo estar acostumbrado al chorizo gallego, que le da mil vueltas. Echamos en falta el relleno, pero no lo hacen en verano. Tampoco ponen zanahoria ni puerro (ni falta que hace porque sales mareado de lo que zampas).

Todo regado con un caldo Tarraconense, Camins del Priorat de 2012

Lo regamos con un vino tinto catalán, muy frío a mi gusto

El tercer asalto fue el postre. Probé leche frita y la tarta de queso, y puedo aseguraros que me supo a gloria. El café es de pote, no de máquina, pero también estaba delicioso.

En resumen, merece la pena visitasr el restaurante, degustar el cocido, aunque 30 euros puede resultar un pelín caro.

Anuncios

Acerca de miscaprichosdefogon

Entusiasta del Marketing online y los viajes cultural-gastronómicos. Stoniano. Vikingo hasta la médula y currante en Omnicom Media Group El mayor placer del mundo es la cocina, y me gustaría poder expresar lo que siento en este humilde blog; por eso me he embarcado en este proyecto personal con la inestimable ayuda de mi madre y María Galletita

Un pensamiento en “Restaurante Malacatín: Cocido Madrileño

  1. Mil millones de gracias por la visita a Malacatin y por la crítica. Tomamos nota de todos, absolutamente todos los detalles de la misma, porque nos apasiona el conocer tan de cerca lo que piensan nuestr@s amig@s cuando nos vienen a ver. Un placer recibiros y leeros. Esperamos volver a veros muy pronto en Malacatin, y os invitamos a visitar nuestra tienda online http://www.malacatinonline.es
    Gracias y hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s